• CxOforum

Cinco CONSEJOS de ciberseguridad para empresas colombianas con teletrabajo

Desde hace varios años la tecnología ha provocado diferentes cambios en las actividades cotidianas de las personas. El mundo está cambiando constantemente y no es de extrañar que las relaciones laborales estén siendo reestructuradas por la evolución de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Una de las tendencias principales es la adopción del teletrabajo, un acuerdo que permite al empleado trabajar desde su casa por una parte o por la totalidad de su horario laboral. Mediante esta práctica los trabajadores dependen de la tecnología para interactuar con sus empleadores, clientes y colegas, y realizan sus tareas en lugares alternos a la oficina.

El teletrabajo es una estrategia eficaz para reducir costos de operación, ya que al tener a la mayoría de los trabajadores realizando sus tareas desde casa, los empleadores pueden trasladarse a instalaciones más pequeñas y de bajo costo. El teletrabajo permite establecer oficinas remotas de empresas con sucursales distribuidas en la región y habilita el desarrollo de negocios propios mediante el Internet.

De acuerdo con el informe “Trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar: consecuencias en el ámbito laboral” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en conjunto con Eurofound, entre los efectos positivos del teletrabajo los empleados destacan la reducción en los tiempos de desplazamiento desde la casa a la oficina, la flexibilidad de la organización del tiempo de trabajo, la mejora de la conciliación entre la vida laboral y personal, y el aumento de la productividad. Como beneficio para la empresa, estos efectos pueden conllevar a un aumento de la motivación, una reducción de la rotación, una mejora de la productividad y la eficiencia, y una reducción de los espacios de oficina y los costos asociados a esto. En Colombia, según el estudio “Penetración Teletrabajo 2016” realizado por el Centro Nacional de Consultoría, la Corporación Colombia Digital y los Ministerios TIC y del Trabajo, el número de teletrabajadores se triplicó al pasar de 31.553 en 2012, a 95.439 en 2016, es decir que en cuatro años se registró un aumento de 202%. En cuanto al número de teletrabajadores por ciudades, las que presentaron el mayor crecimiento entre 2012 y 2016 fueron Bogotá, que pasó de 23.485 a 55.848; Medellín, de 2.850 a 25.081; y Cali, de 3.012 a 5.723. Datos de los Ministerios TIC y del Trabajo afirman que actualmente hay 10.753 empresas implementando prácticas de teletrabajo. De hecho, Fortinet hizo parte del acuerdo con MinTIC firmado en 2016 para poner en marcha esta modalidad laboral. Así mismo, para 2018, se espera que el número de teletrabajadores ascienda a 120 mil.

Desafíos de seguridad cibernética

Los teletrabajadores tienden a usar sus propios dispositivos para sus tareas laborales, lo cual implica riesgos potenciales de seguridad. Contar con un alto número de dispositivos compatibles con la red empresarial facilita la conexión de equipos no autorizados. Los empleados pueden también

acceder a páginas web inseguras o descargar inadvertidamente aplicaciones comprometidas, facilitando la intro-

ducción de malware en la red de sus empresas. Al no contar con una interacción habitual, el teletrabajo dificulta la supervisión y el control de la ciberseguridad en los dispositivos de los empleados.

Fortinet, empresa global líder en soluciones de ciberseguridad, brinda algunas recomendaciones para mitigar los riesgos asociados al teletrabajo:

· Garantizar las prácticas seguras: a pesar de los desafíos crecientes, muchas tecnologías modernas como la Red Privada Virtual (VPN, por sus siglas en inglés), protegen la información a través de la encriptación y establecen conexiones seguras. Las VPNs permiten conectarse de forma segura desde todos los dispositivos, incluso cuando se accede desde puntos de acceso de WiFi públicos, una característica muy deseable para los empleadores que practican teletrabajo y no siempre saben desde dónde se conectan sus colaboradores.

· Contar con filtrado de contenidos, visibilidad de las aplicaciones y configuración del tráfico: se trata de otras tecnologías de seguridad cibernética que complementan el teletrabajo, principalmente porque filtran contenidos inseguros como sitios web, links de ocio, entre otros, que podrían comprometer dispositivos e información.

· Implementar soluciones de autenticación: estas soluciones pueden garantizar que sólo los usuarios autorizados tengan acceso a la información confidencial de la compañía. · Promover una cultura cibersegura: si bien las medidas tecnológicas que se implementan ayudan a mitigar los riesgos, el principal aliado para que éstas funcionen son los colaboradores de la compañía. Es necesario capacitarlos continuamente acerca de los riesgos cibernéticos del negocio y vincularlos activamente en la protección del mismo. Así mismo, es fundamental que los líderes directivos sean el ejemplo e incorporen el liderazgo también en cuento a la ciberseguridad. Medidas simples como bloquear la pantalla al retirarse pueden llevar a otro trabajador a replicar el comportamiento.

· Tener en cuenta el error humano: las empresas deben tener en cuenta la posibilidad del error humano cuando planifiquen y desplieguen sus soluciones de seguridad. Aunque el entrenamiento adecuado puede reducir las equivocaciones, es necesario entender que no van a desaparecer completamente. Los equipos de TI deben tomar esto en consideración cuando diseñen y desplieguen las redes de las empresas.

Los beneficios del teletrabajo son evidentes y, aunque algunos desafíos de ciberseguridad pueden surgir, la oportuna implementación de soluciones adecuadas puede habilitar prácticas productivas y seguras desde el hogar. Desplegar estas tecnologías para contrarrestar los ataques y las amenazas latentes, se ha convertido en una tarea crucial para todas las organizaciones y las prácticas de teletrabajo no deben quedar en segundo plano. Por:

Juan Carlos Puentes

Country Manager

Fortinet Colombia