• CxOforum

La Universidad de la Sabana ENSEÑA desde su campus virtual

La Universidad de la Sabana cuenta cómo se están moviendo profesores y estudiantes en su campus Virtual con la plataforma de Nube de Oracle La Universidad de la Sabana fue fundada en 1979. Tuvo su primera Sede en el tradicional barrio Quinta Camacho en la localidad de Chapinero y desde 1988 empezó a trasladar sus ocho facultades a un gran campus en la entrada a Chía y operan todas sus unidades académicas no sólo físicamente, sino –dada la actual contingencia- desde la Nube.

La Universidad de la Sabana ha sido un ejemplo de transformación, crecimiento y resiliencia. No es la primera vez que enfrenta una crisis. En el pasado también se vio obligada a detener operaciones como cuando un lunes de Pascua de 2011, a las 9:45 de la mañana, los estudiantes vie-ron inundada su nueva sede en menos de 180 minutos por cuenta del fuerte invierno y la infortunada rotura de un jarillón que dejó al campus bajo las aguas.

En ese instante el riesgo de perder toda la información almacenada en los centros de datos del campus generó una alarma que llevó a la re-evaluación de los sistemas informáticos y a tomar decisiones cruciales que permitieron reactivar las tareas en menos de 4 meses.

Una de esas decisiones consistió en analizar las nuevas tecnologías para tener opciones de nube que le permitiera resolver la contingencia pronto. Así las cosas, con la intención de migrar hacia un nuevo modelo, la institución escogió a Oracle como aliado estratégico para construir un nuevo campus, el digital.

Fue así como -desde 2014- se estableció un plan para proyectar a la institución a ser una universidad de tercera generación. Se estableció una hoja de ruta hacia la transformación digital que incluía bajar la complejidad de los sistemas

existentes y dar respuesta rápida a los modelos nuevos de gestión.

De acuerdo con la estrategia liderada por Carlos Alberto Martínez, director de Sistemas y Tecnologías de Información de la Universidad de la Sabana, “desde 2014 hasta 2017 se llevó a cabo un primer proceso de transformación de la universidad. Se cambió la dinámica de la institución para abordar nuevos procesos académicos y administrativos de gestión, integrándolos y logrando reducir la multiplicidad de sistemas de información, consiguiendo así bajar la complejidad”.

UNA UNIVERSIDAD DE TERCERA GENERACIÓN

Se buscaba proyectar a la Universidad como una institución flexible y dinámica, de fácil acceso, que identificara fácilmente a sus usuarios, con la información y los canales correctos y con un sistema de seguridad robusto. Y, como lo afirma el ingeniero Martínez, para lograr esto se requería tecnología.

Lo más sensible para avanzar en la estrategia era la protección de los datos. Por eso tomaron toda la información que estaba en los centros de datos y la migraron hacia la nube de Oracle lo cual resolvió distintos retos: bajar el costo total de propiedad, pagar por demanda y disponibilizar servicios rápidamente. En otras palabras, la universidad garantizaba con esto la agilidad, el control costos y dinamizar el costo fijo.

Para Carlos Martínez, en esta instancia, “la adopción de un modelo en la nube se tradujo en diversos beneficios -económicos y productivos- para la institución”. Y afirma que al principio se calculó un aho-rro del 21% en el caso de negocio, comparando con la operación en la nube con el modelo tradicional de compra de equipos y renovación tecnológica; pero hoy en día el retorno real de la inversión ha sido del 32%. Y en lo referente a variabilizar el uso de la infraestructura, el modelo de la Universidad se volvió (aún más) óptimo pues, pagar por demanda permitió reutilizar las capacidades en otros proyectos cuando no se estuvieran usando en determinadas funciones. Todo esto ha permitido a La Sabana entrar al mundo de la universidad de tercera generación buscando desarrollar ventajas y habilidades competitivas, disponiendo tecnologías emergentes, requeridas para desarrollar una universidad con estas características. Lo cierto es que los estudiantes ya reciben los beneficios de este proceso. La universidad ha garantizado cambios tangibles para la comunidad como la inscripción de materias. Esto, que en el pasado era un momento complicado para jóvenes, profesores y administrativos, hoy se resuelve con un click desde cualquier parte, dispositivo y momento.

Carlos asegura que el cambio ha sido trascendental pues los estudiantes hoy pueden inscribir sus asignaturas en un 1 minuto 10 segundos en periodos de alto tráfico virtual (cuando antes duraban más de 7 minutos en el proceso).

Así mismo, cuenta que, el 97% de las asignaciones de salones y estudiantes se ha logrado optimizar, generando ahorros de casi $1.800 millones al año. Esto simboliza un logro debido a que anteriormente la tarea requería de un gran esfuerzo, pues se debía hacer un cálculo cruzado entre la capacidad de los salones, el cupo máximo de personas por cada uno y el número de estudiantes por profesor. Lo cual se hacía para cada semestre, cada carrera y cada docente. Y es cierto, dice Catalina Rodríguez, estudiante de Derecho y Administración de Negocios Internacionales, “hoy podemos hacer muchas cosas desde nuestros dispositivos, no solo agendar nuestros horarios de clases, sino que hoy, con lo que estamos viviendo con esta contingencia, estamos asistiendo a todas nuestras clases de manera virtual. Es más, la experiencia del pasado con las inundaciones nos preparó para esta nueva realidad”.

PREPARADA ANTE CUALQUIER ESCENARIO, LA NUEVA REALIDAD

Así es. A raíz del reciente decreto de aislamiento obligatorio preventivo, anunciado por parte del Gobierno Nacional, la Universidad de La Sabana se vio ante la necesidad de responder rápidamente para enfrentar la situación. A través de la plataforma de nube de Oracle encontró, en el modelo virtual, la posibilidad de dar continuidad a las clases sin tener que frenar el semestre y afectar a miles de estudiantes.

Cuando el gobierno de la Universidad decidió pasar al modelo en línea, no se imaginó lo que ocurriría: el primer día de clases virtuales tuvo una tasa de asistencia del 97%, con 19.796 estudiantes conectados (de un total de 20.323). Y el martes, 24 de marzo, la institución logró más del 95% de las clases, ya que 998 (de 1.100) sesiones se ejecutaron de manera efectiva. El ingeniero Martínez asegura que se logró una asistencia sin precedentes, pues el número de profesores y estudiantes conectados superó el promedio de personas que normalmente están presentes en el campus.

Porque como Catalina, la alumna, “tenemos la responsabilidad de asistir a clases, además de responder a la universidad que está haciendo todo este esfuerzo para que no frenemos nuestros estudios. Y me siento orgullosa de este modelo de Universidad que tenemos hoy en estas circustancias”.

Y aunque para los profesores ha sido un reto, lo cierto es que se ha implementado un modelo de asistencia entre colegas que ha permitido que todos los docentes estén a la altura de la nueva realidad y estén más apasionados que antes por dictar clases virtuales, asegura Erwin Hernández, profesor de medicina. Y dice que “estamos todo el tiempo innovando y entendiendo mejor este lenguaje digital para ofrecer lo mejor de nuestros conocimientos y que las clases sean interesantes para nuestros alumnos”.

Entre tanto, por el lado del aliado tecnológico, Oracle, esta experiencia es todo un orgullo. Para la empresa hacer parte de la innovación de la Sabana es un orgullo en todo sentido. Afirma Juan Manuel Mesa, gerente de Oracle para Colombia y Ecuador, “somos parte de una gran transformación con nuestras soluciones y porque más allá de la tecnología está el impacto que la Universidad está teniendo en sus estudiantes, profesores y colaboradores. Sin duda en un momento histórico que ya no tiene vuelta atrás”.

Poder contar con un campus virtual disponible tanto para circunstancias normales como para contingencias ha resultado realmente efectivo para la Universidad de la Sabana. Garantizar las clases, facilitar los trámites y evitar desplazamientos hasta el campus han sido algunas de las alternativas a las cuales ha podido recurrir la institución. Al contar con herramientas como la nube y sistemas como peoplesoft han apoyado una operación a distancia sin generar traumatismos o dificultades en los procesos. Tanto la población académica como administrativa de La Universidad de La Sabana han logrado operar sin ningún contratiempo. Los administrativos han logrado trabajar desde su casa y se ha podido poner a disposición toda la tecnología existente para no interrumpir sus operaciones, claves en un modelo que atiende a una comunidad académica.

Hoy La Universidad de La Sabana no solo opera académicamente sino además administrativamente, llevando al día sus transacciones y procesos financieros y de recursos humanos, incluidos los pagos de nómina y terceros, ya que el ecosistema creado se integra virtualmente con las entidades financieras, como si estuvieran en el campus presencial.

Esto es posible, teniendo en cuenta que el ecosistema creado y diseñado desde año 2014 por La Universidad y por Oracle, buscaba darle respuesta a un campus digital en todas sus dimensiones y que los procesos administrativos de apoyo operaran en el mismo ecosistema integrado. Es así como la suerte se puede traducir como la intersección perfecta entre una visión, una planeación y la implementación de una buena idea, al servicio de un problema no esperado.

Colaboración Oracle

Sobre Oracle

Oracle Cloud ofrece una completa suite de aplicaciones integradas para ventas, servicios, marketing, recursos humanos, finanzas, cadena de suministro y fabricación, además de infraestructura altamente automatizada y segura de 2º generación con Oracle Autonomous Database. Para obtener más información sobre Oracle (NYSE: ORCL), visítenos en oracle.com.

Contactos para medios:

María Carolina Sánchez

Directora Comunicaciones Corporativas: Colombia, Ecuador, Centro América y Caribe

T +57 + 1 611 8587

C +57 316 301 6305

E maria.c.sanchez@oracle.com

Valentina Cortés Acuña

Associate

T +57 + 1 6 46 41 41 ext 3165

C +57 313 800 77 41

E vcortes@currentglobal.com